SueloSolar
03/12/14
Carlos Mateu
1970 Lectores
La iluminación en los centros comerciales.

Para que la instalación de alumbrado sea eficiente a nivel energético, es importante considerar todos los elementos básicos que la componen.

La iluminación es el apartado que representa un mayor consumo energético dentro del pequeño comercio, alcanzando porcentajes de entre el 35% y el 50 % del consumo total, dependiendo de la actividad del local y de las necesidades de calefacción y de aire acondicionado.

No obstante, hay que tener en cuenta que en el grupo de alimentación este porcentaje puede reducirse considerablemente, hasta un 5-15%, debido a la utilización de las cámaras de frío. Es por ello que cualquier medida de ahorro energético en iluminación tendrá una repercusión importante en los costes de funcionamiento del local.

Se estima que podrían lograrse reducciones de entre el 20% y el 30% en el consumo eléctrico de alumbrado, merced a la utilización de componentes más eficaces, al empleo de sistemas de control y a la integración de la luz natural. Además, puede haber un ahorro adicional si el comercio tiene aire acondicionado, ya que la iluminación de bajo consumo energético presenta una menor emisión de calor.

Se ha de tener en cuenta que el sistema de iluminación de un local debe cumplir dos condiciones: en primer lugar suministrar un nivel de iluminación adecuado, para lo cual generalmente se dispone de una instalación fija para el alumbrado general y de un alumbrado direccional localizado hacia los artículos que están a la venta. En segundo lugar, el sistema de iluminación ha de producir un agradable aspecto cromático y un rendimiento de color muy bueno, para que los colores percibidos se aproximen a los colores reales.

Es importante pues que el ahorro energético en iluminación no esté reñido con la calidad del servicio. Los sistemas de iluminación de un local comercial han de proporcionar el nivel luminoso adecuado para cada zona, creando un ambiente agradable y una buena sensación de confort, así como el rendimiento cromático adecuado.

En general, en los locales comerciales muchas veces la luminosidad del local es más importante que alcanzar simplemente los requisitos de nivel de iluminación para satisfacer las necesidades visuales, debido a que los potenciales clientes son atraídos por una iluminación interior brillante. Es por ello que aunque los niveles de iluminación recomendados en el sector de comercio en cuanto a necesidades visuales oscilan entre 300-750 lúmenes, muchas veces los niveles de iluminación son superiores, sobre todo en escaparates y zonas de exposición.

En cuanto a la reproducción de los colores, el diseño del sistema de iluminación ha de hacerse atendiendo tanto a la apariencia de color de las lámparas, como a su rendimiento de color.

La apariencia de color de las lámparas puede valorarse a partir de su temperatura de color correlacionada (TCC), expresada en grados Kelvin. Cuanto más fría sea la apariencia de color de una lámpara, mayor será su TCC, y cuanto más cálida sea su apariencia, menor serà la temperatura de color.

El rendimiento de color de una fuente de luz se define como su capacidad para reproducir los colores de los objetos iluminados por la misma, y consiste en una escala en la cual para el valor máximo se ha tomado un valor de 100, correspondiente a la luz diurna natural. El Comité Internacional de Alumbrado (C.I.E.) clasifica las lámparas, atendiendo a sus características de rendimiento de color, en cuatro grupos.

Para las tiendas y escaparates, se recomienda la utilización de lámparas de índice de rendimiento de color Ra ≥ 85, y una apariencia de color intermedia (luz blanca).

Para que la instalación de alumbrado sea eficiente a nivel energético, es importante considerar todos los elementos básicos que la componen:

- Fuente de luz o lámpara: Es el elemento destinado a suministrar la energía lumínica.
- Luminaria: aparato cuya función principal es distribuir la luz proporcionada por la lámpara.
- Equipo auxiliar: muchas fuentes de luz no pueden funcionar con conexión directa a la red y necesitan dispositivos que modifiquen las características de la corriente de manera que sean aptas para su funcionamiento.

Estos tres elementos constituyen la base del alumbrado y de ellos va a depender esencialmente su eficiencia energética.

El consumo energético de una instalación de alumbrado depende de los siguientes factores:

- La eficiencia de los diferentes componentes del sistema: lámparas, luminarias y balastos.

- La manera como se utilizan estos sistemas, muy influenciada por los sistemas de control y la disponibilidad de luz natural.

- El régimen de mantenimiento.

Así pues, para optimizar el consumo de alumbrado en un comercio es necesario además de utilizar lámparas y equipos eficientes, conocer y controlar dicho consumo para poder saber en cada momento cómo corregir el consumo innecesario.

El uso de la energía solar fotovoltaica con sistemas de autoconsumo resulta ideal para abaratar el coste de la energía eléctrica ya que la curva de demanda coincide con la curva de generación.

Por ello, invitamos a nuestros lectores a solicitar presupuesto gratuito y sin compromiso a la red de profesionales que colabora con Suelo Solar, haciéndo clic aquí.

Presupuestos SueloSolar

Deja un comentario

Para comentar debe estar Registrad@ o REGISTRARSE

RECUPERAR CLAVE
Suscripción a Boletín
Espacio publicitario SueloSolar
Espacios Publicitarios
Contadores y Facturación
Mercado Eléctrico

Análisis del Mercado

Informe de Comisión Nacional de Mercados y Competencia
SL RANK 7399
Calendario de Eventos

22 agosto / 24 agosto 2017
Brasil
Feria y congreso Intersolar South America
Peluco Solar
Copyright © 2008 Suelo Solar. Todos los Derechos Reservados.

Redacción y Dpto. Jurídico: C/ Alberto Aguilera, 17. 1º. 28015- Madrid. info@suelosolar.es
Márketing y Publicidad: Girona.